Bambú: el acero vegetal, una opción sustentable del siglo XXI

Hola Buenas noches.

El bambú es conocido como el acero vegetal/ el acero del siglo XXI, debido a sus características y propiedades.  Representa una oportunidad de negocio sustentable, teniendo un gran potencial en el futuro,  ya que se trata de un material renovable que es barato y resistente. Se puede usar en diversas  actividades  económicas, destacando  la construcción, fabricación de muebles y artesanías.

El bambú es una especie vegetal que crece principalmente en climas tropicales en diversa regiones del mundo.   Existen una amplia variedad de bambús distribuidos en América, África y Asia,  Actualmente se conocen más de 90 géneros y 1040 especies, por lo que cuentan  con diversos tamaños  y diámetro, ampliando sus posibilidades de uso en diversos sectores Su rápido crecimiento es una característica distintiva que favorece su renovación, su reproducción es sencilla.

La flexibilidad y resistencia de los bambús son dos propiedades que hacen posible su utilización como material de construcción.  La durabilidad y resistencia que poseen han hecho que se le compare con el acero, razón por la cual se le ha denominado como el acero vegetal. Se ha comprobado su resistencia  a los sismos. En 1991  en Costa Rica ocurrió un sismo de 7.7 grados y durante la inspección de los daños se encontró que las construcción hechas de ladrillo se habían derrumbado pero las edificadas con Bambú permanecían de pie.

El bambú se considera como un recurso  que tiene amplias posibilidades de  aprovechamiento, siempre y cuando se haga de forma razonable. Algunas especies llegan a alcanzar su altura máxima  en un período menor a un año, sin embargo existen  algunas especies cuyo crecimiento tarda algunos años. Su  madurez y máxima  resistencia la alcanzan en un lapso de entre 4 y 6 años. Ello lo convierte en un recurso altamente renovable.

En años recientes se ha comenzado a ver su potencial como  material de construcción, ya que evidentemente es más barato que otros materiales y posee características similares en cuanto a resistencia, dureza y flexibilidad.   Además al ser renovable, se aumentan las ventajas de su uso, ya que  no se daña severamente el ambiente e inclusive se puede dejar impacto positivo sobre este, si su capitalización se  realiza de forma planead y razonable.

Al bambú se le considera   la planta leñosa que menos tiempo tarda en crecer en el planeta, convirtiéndose en un sustituto sustentable de la madera, viable desde el punto de vista económico, ambiental y social.

Colombia es uno de los países que más adelantos muestrea en el uso del bambú en la industria de la construcción.  Simón Vélez, quien es considerado el maestro de las construcciones de Bambú, desde hace más de 20 años ha promovido la utilización de esté como material vanguardista, usándolo  en casas, puentes, pabellones, entre otra construcciones arquitectónicas.  La tecnología  que usa, permite incorporar al bambú en impresionantes  construcciones arquitectónicas.

En el año 2000 Simón Vélez colaboro con la organización Zeri para elaborar el pabellón en la exposición mundial en Hanover, Alemania.

En 2010 Simón Vélez diseño la  estructura de bambú más grane que se ha hecho: el Museo Nómada. Aunque cabe destacar que esta fue solamente una estructura temporal.

En diversos países de América como Brasil, Costa Rica, Ecuador, Panamá y México, se utiliza el bambú para diversas actividades.

Permite la conservación del suelo, reduciendo la erosión del mismo. Al mismo tiempo favorece la conservación del agua. Como se propone en el libro The blue economy,  el uso del bambú en la construcción incrementaría su demanda, favoreciendo la reforestación en zonas tropicales, disminuyendo la erosión del suelo y eventualmente revirtiéndola, reponiendo la superficie de agua gracias a la capacidad del bambú para retener la humedad.

El bambú usado en diversas actividades económicas como la construcción, fabricación de muebles, papel reciclado y  suelos;  forma parte de uno de los 100 ejemplos innovadores de la llamada  “The blue economy”, una propuesta  interesante de aprovechar lo que se tiene para satisfacer las necesidades humanas sin generar desperdicio.

Es claro el atractivo del  bambú en la  industria de la construcción.  Su resistencia, flexibilidad, durabilidad y capacidad de renovación,  coadyuvan a que sea viable económica, ambiental y socialmente. Es un claro ejemplo de lo que debe ser la sustentabilidad, se maximizan los beneficio para todos.  Los negocios pueden generar ingresos económicos mientras se deja un impacto positivo sobre el ambiente, solo es cuestión de emprender y cambiar la forma de ver las cosas.

Cuídate.

Nos vemos en la próxima.

Dios te bendiga.

Fuentes:

http://www.maderinsa.com/guadua/index.html

http://noticias.arq.com.mx/Detalles/9710.html

http://www.bambumex.org/

Acerca de Michael Cantero

Inspirado a promover una cultura incluyente
Esta entrada fue publicada en Sustentabilidad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Bambú: el acero vegetal, una opción sustentable del siglo XXI

  1. Krissssss dijo:

    Impresionante!!

    • Hola Buenas tardes Krisssss

      Es impreionante pero es algo que la naturaleza nos brinda. El bambú drebe ser aprovechado para obtener múltiples beneficios sociales, económicow y ambientales.🙂

      Cuídate.
      Dios te bendiga.
      Esp@cio diverso e incluyente.

  2. Pingback: The blue economy (introducción) | Esp@cio diverso e incluyente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s